#Mis lecturas… El otoño en Pekín de Boris Vian

Título original: L'automne a Pekin.
Título traducido: El otoño en Pekín.
Autor: Boris vian.
Editorial: Bruguera. 284 pag.
El Otoño en Pekin de Boris Vian

“Dupont, hijo de laboriosos artesanos, los había matado a fin de que parasen de una vez y pudiesen descansar en paz.”

Boris Vian (1920-59) no es para todos. No es un autor fácil, a pesar de que escribe irreverencias, utiliza humor negro y crea un mundo de fantasía que podría acercar a cualquier lector con ganas de divertirse, pero el humor que plantea este escritor es único. Sus historias te sumergen en otro mundo y me parecen desternillantes. El lenguaje de Vian es laberíntico, juega con las palabras, la física y las relaciones personales.

La historia de “Otoño en Pekín” es coral con unos  personajes que llegan al desierto llamado Exopotamia para construir un ferrocarril. La premisa no podría enganchar a un productor de Hollywood, pero los personajes, a cual más extravagante, son la principal baza de esta hilarante narración. Cada uno tiene un motivo para llegar a Exopotamia, desde el constructor hasta el párroco, con los que aprovecha para criticar a la religión o la burocracia mientras sufren en ese imaginario desierto durante la construcción de las vías de tren. Sin embargo, es mucho más que un mundo lleno de absurdas situaciones. Hay una gran historia de amor entre varios personajes que llevan el peso del argumento. Incluso, con escenas de sexo explícitas, pero con unas ganas atroces de amar. Como detalle, la historia está dividida en varias partes con preludios, como en el teatro, tan irreverentes como la novela en sí.

El mundo de Boris Vian es único, mágico, surreal, provocativo, hay que adentrarse en él si te apetecen los retos, para mí, sin duda fue un gran descubrimiento y le tengo entre mis autores favoritos.